top of page

Nuestro inolvidable primer Día de Acción de Gracias

No estamos acostumbrados a esta tradición. Papá académico incluso fue a trabajar un día de Acción de Gracias ¡No entendía por qué no había nadie un jueves! Más tarde descubrió que era un día festivo y muy importante. Algunos compañeros de trabajo se sintieron tristes porque él fue a trabajar ese día.



Como familia académica extranjera de Chile, nuestro primer Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos fue una mezcla de curiosidad, intercambio cultural y un profundo aprecio por las tradiciones que hacen que esta festividad sea especial. Desde recorrer los pasillos de los supermercados en busca de ingredientes desconocidos hasta compartir momentos sinceros con amigos y familiares, nuestra experiencia inaugural del Día de Acción de Gracias estuvo llena de descubrimientos y gratitud.


La aventura americana de la compra de ingredientes


El viaje al corazón de los preparativos del Día de Acción de Gracias comenzó en el supermercado local. Mientras caminaba por los pasillos, encontré una gran cantidad de exhibiciones con temas navideños y muchos compradores preparándose para su propia cena festiva. Nuestro desafío fue descifrar la variedad de ingredientes y seleccionar los ingredientes perfectos para una cena tradicional de Acción de Gracias.



Pavo, salsa de arándanos, relleno: estos eran términos familiares, pero la variedad de opciones nos dejó momentáneamente abrumados. Tuvimos que recurrir a Internet y a amigos para realizar encuestas sobre las mejores recetas e ingredientes para esta celebración. Esto abrió la puerta a conversaciones sobre tradiciones familiares y recetas preciadas. Se hizo evidente que, a pesar de ser extranjeros, fuimos recibidos calurosamente en el espíritu de Acción de Gracias.


Tradiciones culinarias e intercambio cultural


Armados con un carrito de compras lleno de ingredientes y una nueva emoción, nos adentramos en el mundo de la cocina del Día de Acción de Gracias. El proceso de preparación de un festín tradicional americano nos introdujo a técnicas de cocina y sabores distintos de nuestras experiencias culinarias chilenas. Desde poner el pavo en salmuera durante la noche (¡que ocupó la mitad del espacio de nuestro refrigerador!) hasta dominar el arte del pastel de calabaza casero, cada paso fue una lección de intercambio cultural.


Nos encontramos intercambiando historias con amigos estadounidenses sobre los platos típicos que disfrutamos durante nuestras fiestas en Chile. El contraste entre nuestras tradiciones culinarias generó conversaciones interesantes y creó una comprensión compartida de la importancia de la comida para fomentar las conexiones culturales. Mientras intercambiábamos consejos y trucos en la cocina, los límites entre lo "extranjero" y "local" se desdibujó y empezamos a sentir el Día de Acción de Gracias como una de nuestras propias tradiciones.


La calidez de los amigos y la comunidad


A medida que se acercaba el Día de Acción de Gracias, recibimos invitaciones de amigos para unirnos a sus celebraciones. Agradecidos por la inclusión brindada, aprovechamos la oportunidad de sumergirnos por completo en esta fiesta y organizarla nosotros mismos. Los padres de Mamá académica estaban de visita y un par de amigos también querían venir a compartir un tiempo con el bebé académico recién nacido.


Los aromas del pavo asado y del pastel de calabaza llenaron el aire, trascendiendo las fronteras geográficas. El espíritu comunitario del Día de Acción de Gracias llenó nuestras conversaciones, conectándonos a través de risas compartidas, historias y, por supuesto, una comida abundante.


Expresiones de agradecimiento y reflexión


Algunas familias se sientan alrededor de la mesa de Acción de Gracias y expresan su gratitud. Cada persona se toma un momento para reflexionar sobre las bendiciones de su vida, articulando sentimientos que van desde la familia y las amistades hasta los logros personales. Decidimos no forzar esto a nadie, si alguien quería hacerlo era más que bienvenido, y algunos lo hicieron.


Mientras disfrutábamos de nuestros platos cuidadosamente elaborados, no pudimos evitar reflexionar sobre la belleza de esta fusión cultural. Nuestra mesa, con sabores tradicionales americanos y chilenos, se convirtió en una representación de la convivencia de diversos orígenes. El agradecimiento expresado en torno a la mesa resonó profundamente, trascendiendo nuestra nacionalidad.


Llevar el espíritu adelante


Nuestro primer Día de Acción de Gracias fue una experiencia inolvidable. Lleno de sabores, amistad y agradecimiento. Más allá de las experiencias de cocinar y compartir una comida, esta festividad nos brindó una idea del poder del intercambio cultural y la capacidad de las tradiciones para cerrar brechas.


A medida que llevamos adelante el espíritu del Día de Acción de Gracias, descubrimos que la gratitud no conoce fronteras. Es un lenguaje universal que nos une. Nuestras diferencias culturales no importan.


Nuestro primer Día de Acción de Gracias como familia académica en los Estados Unidos no fue solo una aventura culinaria sino un viaje de conexión y comunidad. Sirvió como recordatorio de que, independientemente de nuestros orígenes, el espíritu de gratitud tiene el poder de unirnos a todos en el tapiz de las ricas experiencias de la vida.


¡Feliz Día de Acción de Gracias!

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page